Banda Jibarito y su Lamento Borincano

Publicado el: 12 julio, 2013

En: ENTREVISTAS

Visitas: 1671

Tags: ,

Jibarito es una banda salsera y folclórica, compuesta por 11 integrantes: Tino Canessa, Camila Bañados y Antonia Buzeta en las voces, Daniel Canessa en el bajo, Cristóbal Pinto y Federico Nacif en las guitarras, Jorge Caro en las congas, Roberto Parada en los timbales, Keko Hermosilla en el saxo tenor, Eduardo Briones en el Trombón y José Tamblay en la trompeta.

Al ser tantas personalidades amontonadas, cuentan que sus influencias son muy variadas. Sin embargo, sus canciones se rigen por la línea del canto popular, tomando elementos de la salsa clásica como Richie Ray y Bobby Cruz, Héctor Lavoe y Juan Forell y los Van Van de Cuba.

¿Cuándo y cómo empieza el proyecto de Banda Jibarito?

El proyecto puede dividirse en dos etapas. La primera, donde nos llamábamos Jibarito, nace el 2007. En ese entonces éramos seis amigos aprendiendo a hacer música a través de la interpretación de artistas de este lado del mundo como Atahualpa Yupanqui, Víctor Jara y Quilapayún. Tocábamos sus canciones pero en formato bailable con guitarras, percusiones y voces. Solíamos tocar sentados cada uno con un sombrero de campesino y no poca timidez. De ahí salió el nombre Jibarito, precisamente de una canción del repertorio latinoamericano que interpretaba Jara: el Lamento Borincano, que habla de la historia de un Jibarito que es como le llaman a los campesinos en Puerto Rico.

La segunda etapa viene después de que un par de integrantes de ese Jibarito histórico realizaran un viaje a deo por América Latina. Al volver, comenzamos la interpretación de canciones originales que surgieron de esa experiencia y luego incorporamos una sección de bronces transformándonos en una orquesta. Desde aquí nos pasamos a llamar Banda Jibarito, con el sonido actual que tenemos, más orientado a la salsa y la cumbia que a ese origen folclórico inicial. Lo que sí mantuvimos intacto en el tiempo, fue la lírica popular y social.

¿Qué ha significado lanzar su primer disco?

Grabar Novaprosa representó nuestro poder para concretar. Cuando comenzamos a hacer música, jamás pensamos en tocar en un escenario importante ni menos grabar un disco. Ha sido hermoso como se han ido dando las cosas en esta danza. Ha habido una historia de aprendizaje muy valiosa en este recorrido. En realidad, grabar el disco fue principalmente un regalo de la vida que nos dice que la realidad la construimos nosotros mismos.

¿Qué camino les gustaría seguir como banda?

No tenemos muchas pretensiones. Lo nuestro es hacer música y gozamos compartiéndola. Si la banda se acaba mañana, creo que estará bien. Y si nos pasamos la vida entera tocando por el mundo, también. Solo queremos transmitir un mensaje, extender nuestra humanidad al resto y hacer bailar a las personas.

¿De qué trata el documental que tienen pensado?

En realidad, nació como una broma. Hace un año nos fuimos de gira al sur de Chile y fueron un par de amigos con la misión de registrar la experiencia. De ahí que empezamos con la joda de hacer un docu reality jibariano. Pero en realidad siempre lo pensamos como un registro personal. Como un material emotivo de una experiencia muy potente como banda. Si saldrá a la luz? No lo sé.

¿Quién escribe las letras y en qué se inspiran?

Ha habido varios autores como Juan Covarrubias que escribió América Latina en Raid o Salvador Roselló quien escribió una de las canciones más inspiradoras de la banda (Novaprosa). Pero la mayoría de las canciones han sido escritas por Tino Canessa y luego musicalizadas por la banda. De todas formas, todo es de todos y las letras no podrían salir si no fuera por la presencia de cada uno de nosotros.

¿Creen ser parte de una generación exitosa de músicos chilenos?

Somos parte de una generación que hizo estallar la música chilena. Hace no más de 15 años lo que estaba pasando era muy poco. Ahora, la cantidad de proyectos musicales que se pueden ver es impresionante. De ahí surge el mismísimo Colectivo Enjambre, red de cerca de 1000 música independientes de la cual somos parte muy orgullosamente. Y claro, en esta generación tan generosa a muchos músicos de un talento extraordinario. Los que más me han llamado la atención son el Pablo Cuevas, el Niko Aud, De Reyes Príncipes y Populachos, La Moral Distraída, Chinoy, Fósil y Doctor Pez, solo por citar algunos.

¿Algún proyecto inacabado que quieran retomar?

Vamos día a día. Lo que soñamos buscamos, siempre resueltos viviendo el presente. Ojalá podamos viajar más haciendo nuestra música.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *