Entrevista a Eblis Alvarez de Meridian Brothers

Publicado el: 14 abril, 2016

En: ENTREVISTAS

Visitas: 25445

Tags: , , , ,

99

Por Danilo Torres Meschi.

El 5 de Mayo tocan los Meridian Brothers en Santiago. Tocan en el Onaciú en un concierto organizado y producido por Eroica Producciones. Eblis Alvarez, cabeza del quinteto colombiano, responde nuestras preguntas, nos deja entrever una visión desprejuiciada, completa y desprejuiciada de la música. Los Meridian Brothers abrazan un abanico sonoro total. Su música hace referencia a todo y no le rinde cuentas a nadie.

 

¿Dónde se conocieron los Meridian Brothers?

Los Meridian Brothers nos conocimos en Bogotá. Somos amigos de la universidad y además somos compañeros de los diferentes colectivos artísticos independientes de la ciudad. Particularmente de la Distritofónica.

¿De qué elementos está formado el universo sonoro de Meridian Brothers?

El universo sonoro de Meridian Brothers está en esencia formado por la búsqueda. Esta búsqueda ha llevado al proyecto a involucrarse con diferentes estilos latinoamericanos y contemporáneos. Del rock a la cumbia, del jazz a la música electrónica.

Aunque esta mezcla variada de estilos suele llamarse en Colombia “Música fusión”, el lenguaje de Meridian Brothers ha tratado de dirigirse a un punto específico del universo de géneros musicales por separado con una orientación purista. Cada álbum es una búsqueda dirigida a un género o a una estética particular. Cabe resaltar el interés por inspirarse en la discografía colombiana y latinoamericana como punto de partida para una creación ulterior y un desarrollo de las estéticas propuestas por músicos dentro de estos linajes.

Este eclecticismo concentra su formato en los canales de comunicación del pop. Los consumidores de la música de Meridian Brothers son por lo general gustadores de música pop, indie, y rock.

El nombre del último disco: Los Suicidas. “Esta agua de la vida no mata, es purita salud”. Y para dar ejemplo llenó su vaso y se lo bebió de un solo trago hasta la mitad. Fue así que Arturo Belano y Ulises Lima entraron en confianza y antes de preguntar por Cesárea Tinajero fueron convidados con Los Suicidas, un mezcalito que el anfitrión Amadeo aseguró se hacía en Chihuahua, por lo menos hasta 1967, año que la fábrica quebró, o la quemaron, o a los dueños les pareció que ese nombre no era muy comercial que digamos.” ¿Existen otras correspondencias entre los Meridian y Roberto Bolaño?

Roberto Bolaño, entre otros autores latinoamericanos, es una de las inspiraciones de Meridian Brothers en cuanto a situaciones, letras o ambientes. Sin embargo este pasaje particular que se cita de Los Detectives salvajes me inspiró para crear el nombre del último álbum de la banda y además me animó a inventar una saga de creaciones y proyectos instrumentales futuros.

 

Moverse con desenvoltura entre tantos formatos, ritmos, instrumentaciones y concepciones distintas de la música requiere sentirse muy cómodo y seguro con el lugar que ocupas en el mundo. ¿Cómo ha sido ese camino?

La idea de deambular entre distintos formatos musicales e instrumentales es básicamente la disciplina para la que es educado un compositor de la escuela académica occidental. En esta educación se enseña a los aprendices, a trabajar y a escribir para todos los instrumentos y para ensambles de distintos calibres, también se les entrena en varios de los estilos de la historia de la música clásica occidental.

En la educación moderna de conservatorio incluso se educa al compositor para trabajar con medios electrónicos y electroacústicos. Es un poco pretencioso y por lo general los compositores salen de la academia con arrogancia y presunción, casi como un ser omnipresente y omnipotente en la música.

Es un poco darse contra una pared, porque los compositores realmente están entrenados en un estilo particular posmoderno y esto no significa que entiendan la totalidad de estilos. Sin embargo, al ser los materiales musicales los mismos (tono, timbre, tiempo, etc.), se les crea la ilusión de entender este todo, lo cual hace que algunos ingenuos desprevenidamente se “auto-engañen”.

Sin embargo, esta educación académica fue el punto de partida para afrontar ciertas preguntas que se puede hacer un compositor latinoamericano frente a los caminos que puede seguir en su carrera, además de cuestionarse qué lugar y función tiene la música latinoamericana para nosotros mismos y para el entorno globalista en el que se nos obliga a desenvolvernos.

Afrontar la investigación musical con rigor científico me hizo encontrar cierta seguridad al asumir diferentes estilos desde una visión historicista e integral. El apropiarme de las músicas ajenas -y los timbres ajenos- con una consciencia del fluido histórico me hizo ser un personaje externo a la escena misma de la música (como se me educó al ser compositor) y poder tomar los géneros, formatos e historias flexiblemente como una materia prima para una ulterior creación.

Esto no quiere decir que constantemente no me esté auto-engañando. Pasaron ya veinte años de estar dedicado a la creación musical y todavía me topo con significativos escarmientos.

¿Cuán importante es para ti escuchar músicas nuevas? ¿Qué música estás escuchando ahora?

Tengo diferentes actitudes ante la escucha. La primera, la más básica es la nostálgica. Ahí me regocijo en las músicas que en tempranas edades asimilé y que construyeron el andamio en donde se erige el resto de mi ideario musical. Esta escucha es la que marca mi amor básico por el sonido y sus implicaciones sentimentales y temporales.

La segunda manera de escucha es la intelectual, en la cual ando en búsqueda de nuevos sonidos para inspirarme, historias por conocer, personalidades particulares por analizar. Ahí es donde me involucro con nuevas músicas.

Generalmente estoy en búsqueda de historias o sonidos interesantes, construcciones alrededor de géneros musicales, o factores que llevaron a definir el sonido de un estilo en particular.

Respondiendo a la pregunta diría que sí. Es muy importante para mí escuchar músicas nuevas, por las razones que expuse arriba.

Ahora mismo estoy aficionado a algunas cosas del rock boliviano de la década de los 70. Los 606, Los Loving Darks, etc. También estoy repasando bastante la discografía de Tom Zé (Estudando o Samba, Todos os Olhos, etc).

En cuanto a músicas actuales me gusta mucho el trabajo de Ela Minus, Ismael Ayende y Julián Mayorga.

¿Cómo fue el paso por el Ensamble Polifónico Vallenato?. ¿Qué pasó ahí? ¿Que buscaban?

El Ensamble Polifónico fue un proyecto experimental, creado por mi amigo Javier Morales, gran artista, músico y pensador. Por razones desconocidas él tuvo fijaciones con las músicas populares colombianas tropicales unos diez años antes que ocurriera el boom de estas fusiones en la música latina. Creo que lo hacía con cierto sarcasmo.

Él me hizo involucrarme en estos estilos uno poco por bromear, pero terminamos creando un grupo llamado “Duo Latin Lover” en el año 1996, haciendo cumbias y vallenatos y merengues dominicanos con un teclado. Unos años más tarde, al tener una oportunidad de presentarnos en la Universidad en un proyecto libre, Javier nos convocó a hacer el Ensamble Polifónico Vallentato. Fue un concierto memorable, además de sentar el punto de partida de varios de nuestros proyectos que se involucraron posteriormente con las músicas locales de manera más seria.

Gradualmente y gracias al precedente del Ensamble, logramos involucrar los aires tropicales a una cierta modernidad que tratábamos de plantear con nuestros proyectos personales en los diferentes colectivos a los que pertenecíamos en aquellas épocas.

 

La Distritofónica. ¿cuál es la visión social detrás de colectivos como La Distritofónica?

La Distritofónica es la creación de Alejandro Forero (miembro de Meridian Brothers) y posteriormente de María Valencia. La inspiración principal fue el colectivo neoyorquino Bang on a Can.

Alejandro quiso convocar a las diferentes bandas locales colombianas de su círculo para grabar, publicar y hacer conciertos bajo un nombre colectivo. Luego el colectivo evolucionó a hacer un sello que funcionó de manera efectiva en la primera década del siglo XIX.

Actualmente el colectivo es un festival, el Festival Distritofónico, que se realiza anualmente y es dirigido por María Valencia, miembro también de Meridian Brothers.

 

 

¿Qué lugares de Chile van a visitar?

Vamos a Santiago y a Valparaíso.

¿Qué planes tienen en Santiago? ¿Algo en particular que quieran conocer?

Por ahora será una visita corta. La idea es dar a conocer a Meridian Brothers al público. Nunca he estado en Santiago, así que un paseo de reconocimiento va a ser la primera meta.

Cuéntanos sobre el show que van a hacer en Santiago.

El show en Santiago es más o menos el show que venimos tocando y transformando durante los últimos dos años en diferentes giras. Presentaremos temas de los discos Desesperanza (2012), Salvadora robot (2014) y estaremos estrenando canciones de Los Suicidas (2015).

Una particularidad de Meridian Brothers en vivo es que la música se torna más intensa y más salvaje que en las grabaciones, incluimos elementos de improvisación y algunos detalles performáticos.

Otra cosa importante con respecto a comparar con las grabaciones es que de hecho es “otra” banda tocando, dado que en los discos, yo toco todos los instrumentos.

¿Quieres mandarle un saludo a alguien antes de despedirte?

Bueno, no creo que me lea, pero quisiera mandar un saludo a Camila Moreno. La admiro bastante.

¿Qué te quita el sueño?

La historia, y la historia de la maldad.

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *