Más allá de Jaar

Publicado el: 28 octubre, 2016

En: ARTÍCULOS, DESTACADOS

Visitas: 9668

Tags: , , , , ,

captura-de-pantalla-2016-10-13-a-las-19-03-07

Nicolás Jaar es chileno-estadounidense, tiene sólo 26 años, un contundente trasfondo político y múltiples influencias culturales que incorpora en cada pieza musical que compone. En un lejano 2007 y con sólo nóveles 17, ya tenía hambre y talento suficiente para ser distinto en la escena musical electrónica neoyorquina ¿Su apuesta? Bajar considerablemente los frecuentes 128 beats por minuto (bpm) que acostumbraba a oír en los clubes de Brooklyn, gran poncho se puso encima Nicolás.

Ocho años más tarde, y después de haber sido aclamado por la crítica en 2011 tras lanzar Space is Only Noise, catalogado como el mejor álbum del año por Resident Advisor, la revista Mix Mag y Crack Mag, y que lo llevó a recorrer todo Estados Unidos por tres años junto Dave Harringtong en la guitarra y con su compañero de la Brown University, Will Epstein en los teclados, saxo y samplers (un anticipo de lo que más tarde sería el dúo Darkside que hasta hoy integra junto Harrington), este cada vez menos silencioso en tierras nacionales, músico y consagrado compositor chileno, fue catalogado como el mejor Live Act por Resident Avisor durante los tres años que duró la gira.

Jaar aprovechó el impulso y el reconocimiento, creando un nuevo sello en 2013 (Other People) que mantendría parte importante de quienes integraron Clowns & Sunset, su sello anterior, esta vez más dinámico, en formato revista, con más contenidos, más artistas, con los sonidos electrónicos siempre como eje transversal, pero flirteando seriamente con el ambient, el jazz, lo experimental, el techno, en fin, más voraz, como el exponencial ascenso que ha llevado el artista en poco más de un lustro.

Esta vez, Jaar y su piano vuelven a la carga con Sirens, donde en 6 cortes, el joven compositor vuelve a transmitir esa avalancha de protesta política que heredó de la obra y trayectoria de su padre, donde una vez más rescata su ascendencia latina, incorporando diálogos y letras en español, donde plasma toda ese dinamismo y amplitud de estilos que buscaba con su nuevo sello y que comenté en líneas anteriores.

En este álbum, todo comunica. Hay miles de detalles escondidos, mensajes cargados de significado, sonidos sutiles, ocultos, suaves, y hasta una línea gráfica de total coherencia con esa crítica hacia Norteamérica que se come sin masticar, las identidades de diversas culturas orientales y latinas. Lo cierto es que nada sobra en Sirens. “Lo de adentro y lo de afuera, lo de lejos y de cerca…”, frasea Jaar en No, la cuarta canción de su nuevo trabajo. En ella, cuando comenzaba a extrañar el beat que desaparece gradualmente antes de que se cumplan los tres minutos, una horda de cuerdas y sonidos que alternan con cautela de izquierda a derecha, dan paso a un teclado con efecto que se entrelaza de muy buena manera con su voz. Gradualmente y cuando comienza a configurarse un final más melancólico, de forma progresiva, inesperada y enredado en filtros, vuelve a caer ese beat que siempre gusta.

Eso es lo que tiene este joven talento chileno-americano, la versatilidad reconocida internacionalmente para musicalizar piezas audiovisuales, destacables y extensas presentaciones en vivo, contenidos y detalles ágiles, y Sirens es fiel reflejo de aquello.   

iTunes/Apple Music
Spotify
Deezer
Google Play
Por Gonzalo Vallejo G.
Periodista

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *